Educación en el siglo XXI

Antecedentes

La evolución de la Internet dio origen a la era de la Información y de la Comunicación, el conocimiento se transformó en una fuerza central en la actividad económica, ya que compañías y países dependen cada vez más del capital humano e intelectual, y de la sistematización e interpretación de big data para la toma de decisiones que posteriormente pasaran al trabajo tradicional que paso a paso se ha mecanizado y en donde la robótica tiene principalmente su nicho.

En la actualidad

Hoy, vivimos en una sociedad en donde convergen diversas  tecnologías entre las que se encuentran la inteligencia artificial, realidad aumentada, robótica, impresión 3D, big data, nanotecnología, 5G e Internet de las Cosas. Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, denomina a este fenómeno Cuarta Revolución Industrial (4RI).

Por otro lado, gran parte  de los estudiantes presentes en nuestras escuelas y colegios son nativos digitales. Marc Prensky, ha denominado a las personas nacidas después del año 2000 como centennials, y los caracteriza como ciudadanos que prefieren trabajar en red o de manera colaborativa, recibir la información de forma ágil e inmediata, y ejecutar multitareas y procesos paralelos. Desde su niñez usan Internet.

Características

Autodidactas (aprenden por tutoriales), creativos (incorporan rápido nuevos conocimientos y relacionan bien) y sobre informados (alta propensión al consumo de información y entretenimiento).

Según un estudio realizado por el Foro Económico Mundial, son más pragmáticos que los Millennials, buscan innovar con “lo que hay”.  No accedieron a la vida laboral todavía, pero se observa que les preocupa encontrar una vocación acorde a sus gustos, conocerse a sí mismos y aceptar las diferencias, en un mundo cada vez más globalizado.

Forman parte de una sociedad híper digitalizada, donde el trabajo basado en el conocimiento desplaza  al trabajo manual, y el valor de los activos intangibles de las empresas (bienes no materiales y capital humano), ha aumentado considerablemente. Tal como proponen Joseph Schumpeter (1944) y Michael Fullan (2016), la innovación, se impone como la fuerza de cambio dominante en la economía y la sociedad. (Economía del Conocimiento y Sociedad del Conocimiento)

Enseñar a Aprender a Aprender

En educación, esto implicará saltar desde la perspectiva de los contenidos, al paradigma del desarrollo de competencias multidimensionales que son aplicables a todos los contextos de la vida y el trabajo. El uso de herramientas computacionales, redes sociales y formatos de aprendizaje informal como videojuegos, videos y foros virtuales, nos habla de los modos con los que nuestros estudiantes (centennials) aprenden en un mundo donde la información es ilimitada y está a un sólo clic.

Este enfoque implica que el rol del profesor (mentor) es fundamental más que nunca, ya que la formación y validación de habilidades implica enseñar a los estudiantes a:

  • Pensar críticamente
  • Comunicarse asertivamente.
  • Trabajar e interpretar  grandes cantidades de datos.
  • Trabajar colaborativamente.
  • Resolver problemas que todavía no existen de forma creativa y resiliente.
  • Prepararse y desarrollar nuevos trabajos.
  • Y seguir aprendiendo durante toda la vida, contextualizando los aprendizajes a los desafíos de la vida real dentro de la 4ta Revolución Industrial.

Sin embargo, existe consenso internacional en que la escuela no está formando a sus estudiantes para las exigencias del siglo XXI. Charles Fadel,  autor de Educación en Cuatro  Dimensiones, indica que los establecimientos no enseñan a abordar la complejidad, la multiculturalidad, la globalización y la velocidad de los cambios tecnológicos. A su juicio, se requiere que, además de conocimientos, enseñemos habilidades y promovamos actitudes que pongan en acción estos conocimientos, crear emprendedores empoderados de tecnología.

Surge entonces el concepto de habilidades para el siglo XXI.  Patrick Griffin y Esther Care, del Centro de Investigación y Evaluación de la Escuela de Graduados de Educación de Melbourne, señalaron en 2014 que “cualquier habilidad que sea esencial para navegar a través de este siglo puede ser clasificada como una habilidad para el siglo XXI”. Según el marco de interpretación realizado por el proyecto Evaluación y enseñanza de habilidades del siglo XXI (ATC21S), se pueden agrupar en: maneras de pensar, de trabajar, de vivir el mundo y herramientas para trabajar.

Dado el gran desafío de formar ciudadanos para este siglo, LEC Computación en alianza con Microsoft Educación pone a disposición de docentes y directivos una serie de herramientas dentro del Proyecto de Integración TecnológicaPIT para movilizar el desarrollo de habilidades que ya están recogidas en los instrumentos curriculares del país: pensamiento crítico, colaboración, creatividad, comunicación, metacognición, emprendedurismo,  formación ciudadana y ciudadanía digital en la sociedad del conocimiento, fortaleciendo actitudes y vivencia de las Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento para cambiar el modelo actual de educación.